franquicia diseño web

Como funciona un parking robotizado

¿Cómo funciona un parking robotizado?

Un parking robotizado es una de las mejores muestras de la tecnología y la domótica al servicio de los ciudadanos. Cada vez son más habituales en las ciudades grandes y también en las de tamaño medio. Y no es de extrañar, si tenemos en cuenta el aumento de vehículos en las urbes, la falta de espacio y la necesidad de reorganizar todo el sistema rodado para hacerlo mucho más eficaz. En este artículo vamos a analizar cómo funciona un parking robotizado y qué ventajas ofrece, respecto a los estacionamientos tradicionales.

El funcionamiento de un parking robotizado


Se trata de estacionamientos inteligentes, en los que un sistema informático y un robot hacen todo el trabajo.

Si hablamos de un parking público, el propietario del vehículo lo estaciona sobre una plataforma y recibe su correspondiente ticket de aparcamiento, antes de abandonar el recinto. El sistema se pone en marcha, comprueba las medidas del automóvil y elige la plaza donde va a estacionarlo en función de las dimensiones del coche. Acto seguido, selecciona un elevador que se encarga de trasladar el vehículo hasta la plaza seleccionada. Este elevador hará movimientos de traslación y rotación para llevar el coche hasta su correspondiente nicho. Y, cuando el propietario regrese a por él, llevará a cabo el mismo proceso a la inversa, para extraer el automóvil de su plaza y volver a depositarlo en el habitáculo donde espera su dueño.

Estos sistemas robotizados suelen dar cabida a vehículos de hasta 3 toneladas de peso. Y cuando devuelven el coche a su propietario, lo depositan directamente en posición de salida para evitar que el conductor tenga que hacer maniobras.

Normalmente, hay más de un habitáculo de entrega y recogida, así como varios elevadores para dar respuesta a la demanda de varios usuarios al mismo tiempo.

En los estacionamientos privados, donde también se instalan sistemas de parking robotizados, el propietario dispone de un código telemático que, al activarlo, permite al robot identificar el vehículo y la plaza que tiene asignada.

Un parking robotizado con todas las garantías de seguridad


Los sistemas de estacionamiento inteligentes ofrecen todas las garantías de seguridad para los vehículos. Las plataformas y los robots elevadores están diseñados para transportar los automóviles sin ejercer ningún tipo de fuerza, no presionan la carrocería en ningún momento y dotan de gran estabilidad al proceso de traslado de los mismos. De hecho, las plataformas sobre las que se deposita el coche para su traslado tienen una superficie superior a la de los vehículos para dejar espacio libre al su alrededor.

En cuanto a  las plazas de estacionamiento, las hay de varias dimensiones para poder dar cabida a varios tipos de vehículos. Estos nichos se ordenan como cajas de cerillas sobre estanterías metálicas o forjados de hormigón, para maximizar el espacio. Además, entre ellas queda espacio libre suficiente para que el robot elevador pueda desplazarse por el estacionamiento para depositar o recoger los vehículos.

Un parking robotizado puede estar construido en varias alturas sobre la superficie, a ras del suelo o en plantas subterráneas.

¿Por qué es una buena elección un parking robotizado?


Porque presenta, sobre todo, ventajas. Por lado, beneficia al conductor porque le evita las maniobras de estacionamiento y la circulación por las distintas plantas del parking para encontrar una plaza libre. Por otro, minimiza el espacio necesario para construir cada plaza, precisamente porque no hay que maniobrar. Y, por último, es una aportación valiosa en aquellas ciudades que presentan escasez de suelo y exceso de tráfico rodado.

Además, su funcionamiento es simple. El propietario solo tiene que ocuparse de depositar el vehículo de manera correcta sobre la plataforma. El resto del trabajo, está automatizado: comprobación de las dimensiones de vehículo, asignación de un nicho y traslado. Y, en el proceso de entrega, el mismo itinerario, pero a la inversa. Además, el robot siempre entregará el coche a su dueño colocado ya en posición de salida, para que no tenga que maniobrar. Fácil ¿verdad?

De esta manera, este  sistema basado en la domótica ahorra tiempo y espacio, reduce las emisiones de Co2 a la atmósfera y garantiza la seguridad de los vehículos. Tanto en el proceso de traslado como en el interior de los nichos, donde sólo puede acceder el personal del parking.

Deja un comentario