La irisina, hormona que segrega la práctica de ejercicio, podría parar la progresión del alzheimer

La irisina, hormona que segrega la práctica de ejercicio, podría parar la progresión del alzheimer

Al hacer ejercicio físico, el tejido muscular libera la hormona irisina, que entra en circulación en el organismo y es capaz de mejorar la capacidad cognitiva, según comprobaron expertos de la Universidad Federal de Río de Janeiro (Brasil) y la Universidad de Columbia (Estados Unidos) en estudios con ratones con esa dolencia.


Los investigadores responsables del estudio, Ottavio Arancio, Sergio Ferreira y Fernanda de Felice, demostraron que el aumento de la irisina, así como de su proteína precursora FNDC5, reducía el déficit de memoria y aprendizaje en roedores con alzheimer.


Observaron también que cuando se bloqueaba la aparición de esta sustancia en el cerebro de los ratones enfermos, se perdían los efectos cognitivos beneficiosos que aporta el ejercicio físico.

El ejercicio físico y el retraso de trastornos neurodegenerativos


Los científicos señalaron que si bien se sabe que el ejercicio mejora las capacidades cognitivas y retrasa la progresión de los trastornos neurodegenerativos, se requieren estudios adicionales para comprender mejor cómo la irisina entra en acción e interactúa con el cerebro.


Asimismo, indicaron que se requiere un mayor conocimiento para evaluar si la proteína tiene un efecto cognitivo beneficioso similar en los humanos.


No obstante, destacaron que el reciente hallazgo puede allanar el camino hacia nuevas estrategias terapéuticas que sirvan para mitigar el deterioro cognitivo en pacientes con alzheimer, una enfermedad para la que no existe cura. EFEfuturo

La entrada La irisina, hormona que segrega la práctica de ejercicio, podría parar la progresión del alzheimer aparece primero en EFE futuro.


Origén: Tecnologia

Deja un comentario