La seguridad y el neumático

La seguridad y el neumático

Hoy vamos a hablar del binomio formado por la seguridad y el neumático. Los neumáticos tienen la clave de nuestra seguridad, cada vez que circulamos con nuestro vehículo. No son el único elemento que interviene en una conducción segura, pero desde luego de su buen estado dependen muchos elementos encargados de garantizar nuestra integridad al volante. Son los encargados de mantenernos en contacto con el suelo, acelerar, frenar, tomar con seguridad las curvas, mantener el vehículo y proporcionar confort a los pasajeros.

Si pones un poco de atención cuando camines por la ciudad, verás lo fácil que es detectar vehículos estacionados que no tienen los neumáticos en condiciones. Ruedas deshinchadas o viejas, dibujos casi borrados… Lo cierto es que todas estas anomalías nos ponen en riesgo como conductores y también al resto de los ocupantes del vehículo. La seguridad y el neumático, son dos elementos íntimamente relacionados y que hay que tener muy en cuenta.

¿Por qué es importante mantener los neumáticos en buen estado?

Muchas veces un neumático no presenta el estado adecuado a causa de un estilo concreto de conducción. También puede resultar que esté defectuoso, aunque los controles de calidad en el proceso de fabricación hacen que esto sea bastante improbable. En la mayoría de los casos, se debe a un mantenimiento inadecuado. Los neumáticos que cubren la rueda son productos de alta tecnología y, como tal, requieren una vigilancia y un cuidado importante para mantener su rendimiento.

Tanto es así que puede ser mucho más seguro un vehículo antiguo con unos buenos neumáticos nuevos, que un coche nuevo con unas ruedas en malas condiciones. El problema es que, muchas veces, no se le da la importancia que corresponde al tema de la seguridad y el neumático. Normalmente valoramos más otras prestaciones de un automóvil, nos interesamos por sus sistemas de seguridad ultramodernos, sin reparar apenas en los neumáticos. Y esto es un error que puede tener importantes consecuencias.

Los neumáticos influyen directamente en el comportamiento del vehículo en movimiento y pueden optimizar o minimizar muchas de sus prestaciones y funcionalidades. La prueba está en la evolución imparable que ha experimentado la industria de los neumáticos, que ha tecnologizado la producción hasta conseguir productos de gama alta y altísimas prestaciones.

Cómo influyen los neumáticos en el comportamiento de un vehículo.

Cuando circulamos con un automóvil hay tres elementos que tienen una incidencia directa en la conducción: el propio vehículo, con sus particularidades y prestaciones; la vía con un tipo de asfalto u otro y una calidad concreta del firme: y los neumáticos.

Por ejemplo, un 35 por ciento del grado de confort de marcha obedece al estado de los neumáticos. Sin embargo, son responsables del 50 por ciento de la seguridad, ya que dan estabilidad al vehículo, agarre sobre el asfalto y colaboran directamente en la tracción. También tienen un 50 por ciento de peso en la eficiencia del coche, sobre todo en el consumo de combustible, su resistencia a la rodadura y las capacidades aerodinámicas.

En este punto cabe recordar que el conductor no sólo es responsable de la conducción, sino también del mantenimiento de su vehículo.

Cómo garantizar un buen estado de los neumáticos.

Hay una serie de recomendaciones muy útiles para garantizar el cuidado de nuestros neumáticos. La mayoría ya los conocemos, pero no está de más repasarlos y tenerlos en cuenta.

Se trata, básicamente, de comprobar regularmente la presión y adecuarla a los parámetros indicados por el fabricante. Examinar el dibujo y que nunca presente una profundidad inferior a 1’6 milímetros. También hay que velar por el buen estado de la goma, pues a veces envejece a pesar de no hacer demasiados kilómetros. Y, además, evitar subir bordillos y otras agresiones directas que pueden provocar irregularidades.

Si compruebas que tus ruedas no están en buen estado y no son recuperables, cámbialas para circular con todas las garantías. En este caso, te recomendamos instalar los 4 neumáticos idénticos, es decir, de la misma marca, dimensión, índice de carga…) y con el mismo nivel de desgaste. El cambio debe realizarlo un profesional, ya que un mal montaje puede poner en entredicho la seguridad del vehículo, la tuya y la del resto de pasajeros.

Si seguimos estos consejos fáciles y sensatos, estaremos colaborando en el buen resultado del binomio entre la seguridad y el neumático.

Deja un comentario