Marketing jurídico, abogados, redes sociales

En el transcurso de esta crisis galopante donde parece que todo comienza a destruirse y deteriorarse, también es tiempo para desarrollar en el ser humano una increíble capacidad para crear nuevas formas, modelos, e ingeniosos mercados donde hacer llegar al consumidor ese “extra” que diferencia a unas empresas de otras, ubicándolas en los primeros puestos de ventas.

No es fácil, pero existen herramientas extremadamente útiles que pueden desmarcarle, adquiriendo un nuevo enfoque en su modelo de negocio, especialmente para los abogados, siendo una de ellas el Márketing Jurídico.

Debido al aumento de la competitividad en todos los sectores el ámbito jurídico no es menos, y esta disciplina se enfoca hacia aquellas prestaciones donde el término “abogados” se puede entrelazar fundiéndose en la sociedad, como un ser conocedor de leyes y términos administrativos que brinda la oportunidad de ayudar a aquéllos que deséan disponer de información especialmente útil.

A través de las redes sociales, Facebook siendo la más conocida de ellas y que acaba de iniciar su períplo en la Bolsa, como elemento actual y que puede ser crucial para la captura de clientes potenciales hacia el sector que estámos tratando en este artículo, se puede utilizar éste tipo de Márketing como proceso que abarque diferentes perfíles, realice determinados estudios, y plantée un paradígma óptimo que ayude a los abogados en aspectos de mercado que antes no se tenía en consideración.

Éstas redes sociales actúan como centros de publicidad en sí mísmos, donde las personas pueden interactuar, desenvolverse en espacios afines con intereses particulares, intercambiar documentos, recomendar información, etc. Son los nuevos canales donde viajan todo tipo de servicios, y es por eso que el Márketing Jurídico se propone como vanguardia introduciendo a los abogados en éstas redes sociales.

El Marketing Jurídico es un enlace entre los conocedores de las leyes y su administración, y los mercados. Es una estrategia que orienta al empresario, a los abogados para encauzar su volumen de trabajo y ahorrar esfuerzos innecesarios. Su finalidad es crear y mantener clientes potenciales que recomienden a su vez servicios jurídicos a otros.

Esto en su conjunto, como nueva disciplina, es lo que define al Marketing Juridico, lo que no descarta que evolucione y en el futuro se de a conocer nuevas y variadas técnicas que arrojen revolucionarios métodos que puedan hacer llegar nuestra ayuda como asesores jurídicos, como personas que conocen sobre los que hablan y promulgan las leyes, y necesitan las administraciones. Es un proceso continuo de aprendizaje e inmersión en el mundo de la información, en el que nos encontramos.

En un mercado copado de profesionales, como es el Europeo y Americano, este tipo de fórmulas y artes, están empezando a convertirse en estandáres, es decir, están en auge. Y como auge, lo primero y novedoso siempre resulta tentador cuando es provocadamente atractivo, (y el Márketing Jurídico lo es), lo que quiere decir que si no se adquiere brevemente podría sufrir un descenso de influencia en un sector copado.

Si usted desea innovar y crear valor, como empresa de abogados, abogados particulares, cooperativa de abogados, etc, en este mundo cada vez más competitivo para no ser engullido en la mediocridad, deberá optar por este tipo de formas que le den la oportunidad de involucrarse más con la sociedad, (ya sea redes sociales, páginas web, etc), y ofrecer originalidad y creatividad, y sobre todo humanidad, aspectos carentes todavía en este mundo que se antoja cada vez más inestable y artificial.

Deja un comentario