Tipos de sopletes y sus distintas aplicaciones

Tipos de sopletes y sus distintas aplicaciones

Un soplete consiste en una herramienta con dos válvulas de entrada, una cámara de mezclado y una boquilla que mezclan y controlan el flujo del oxígeno para crear una llama específica, en general para aplicar calor.  Se aplica principalmente en metalurgia, utilizado para operaciones de soldaduras, soldadura blanda o fuerte, oxicorte, limpieza por llama, trabajo con cristales, calentamiento, etc. Los sopletes al principio utilizaban combustible líquido en un depósito recargable unido al mechero. Los sopletes actuales usan un tubo de alimentación de gas suministrado, desde un compresor de aire o un cilindro de oxígeno.

Existen numerosos tipos de soplete. Para empezar, los sopletes para soldadura que se clasifican en otros dos tipos dependiendo de la forma en la que se mezclan los gases:

Soplete tipo inyector o de presión media. Soplete tipo mezclador.

Ambos sopletes requieren que los gases se utilicen con determinada presión, dependiendo del tamaño de sus boquillas. El soplete mezclador se ajusta más rápido que el inyector y es menos propenso a los retrocesos de la llama.

Después tenemos:

Sopletes de uso universal, entre ellos sopletes para soldadura blanda y fuerte. La soldadura blanda requiere temperaturas inferiores a 450ºC, la soldadura fuerte sin embargo supera los 450ºC para funcionar. Para sus materiales de aporte, que son la plata y el cobre, se requieren unas temperaturas de 600ºC y 900ºC. La resistencia de la unión será mayor cuanto más alta sea la temperatura de fusión de estos materiales de aporte. Para el mundo de la electrónica, se utiliza estaño y plomo (60% y 40% de material) como aporte y una temperatura de 190ºC.  Para las soldaduras fuertes, el material de aporte suele ser una aleación de cobre, fosfato de cobre y zinc o cobre y plata. Para alta resistencia mecánica, se recomienda usar plata, y latón para unión de piezas de acero. El soplete de soldar se alimenta de gas butano o propano que crea una llama grande y usan distintas boquillas, sirve para soldar estaño, cobre, latón, aluminio y zinc. Soplete bi-gas. Se utiliza mediante un cartucho de GPL o acetileno, muy utilizado por los profesionales para soldaduras fuertes al tener mayor temperatura. Ideal para metales férreos y tuberías grandes. Sopletes de corte. El soplete de oxiacetileno es el más común para corte con gas de este elemento. Para quemar el metal, la llama de oxiacetileno calienta el metal de la temperatura de ignición y luego añade oxígeno para aumentar la llama y quemar el metal a eliminar. Se puede soldar con él cobre, acero, aluminio, latón, etc. Para cortes, pueden cortar chapas, barras de acero al carbono de baja aleación u otros elementos ferrosos.

Por lo demás existen otros tipos de soplete pero ya en ámbitos fuera de la metalurgia, como son los: sopletes para fuelle, sopletes de cocina, entre ellos, para caramelizar o de bolsillo. Los sopletes de gasolina se utilizaban en metalurgia y son los más antiguos. Para soldar con un soplete, se debe preparar muy bien el material a soldar, lijándolo, y limpiando el polvo. Se debe aplicar el flux en la unión que va a recibir el metal de aporte y se encajan las piezas. Hay que sujetar bien las piezas, si se realizar la soldadura contra un muro, se deben buscar tejidos ignífugos especiales para aislar el muro de la llama del soplete, y ya es cuestión de aplicar el calor en la unión. Cualquier soldadura compleja debe ser realizada o supervisada por un profesional, hay soldaduras posibles de realizar por aficionados pero los sopletes tienen un manejo complicado y algo peligroso, se recomiendan tomar las precauciones pertinentes para protegerse las manos, los ojos así como tener en cuenta la conducción del calor de cada elemento a utilizar.

Deja un comentario