¿Qué tiene que ver el SARS –Cov-2 con los murciélagos? 

¿Qué tiene que ver el SARS –Cov-2 con los murciélagos? 

A principios de este año 2020 llegaba a todos los países del mundo lo que nunca antes habíamos vivido, la pandemia del covid-19. Desde que apareció en nuestras vidas la palabra coronavirus se le relacionó directamente con los murciélagos. Las primeras investigaciones sobre el origen de este virus y la búsqueda del paciente cero que se realizaron en China, donde se originó la pandemia, concluyeron que el virus había saltado de un murciélago a un humano.  

Meses después siguen estas investigaciones para darnos luz a cada detalle de este tan temido virus. Lo que realmente debemos saber es que aún no se sabe nada a ciencia cierta sobre estas cuestiones, tenemos hipótesis en las que los científicos se basan para seguir una línea de investigación y conocer, por fin el inicio y motivo de esta pandemia. Esto es de suma importancia para frenar la propagación y evitar más muertes a causa del covid-19. 

¿Qué es el SARS-Cov-2? 

Cabe aclarar que el virus se llama SARS-Cov-2 y la enfermedad que lo causa se le llama coronavirus. El coronavirus son una serie de virus que solo afectan a los animales. Hasta ahora, que se baraja la posibilidad de que ha sido transmitida de animal a persona.   

Dónde sí que tenemos más indicios es que el origen del SARS-Cov-2 está en los murciélagos, puesto que el virus más parecido a éste es el RaTG13 que comparten casi el 100% de sus genomas y este virus ha sido hallado en los murciélagos de herradura. Que tengan los genomas casi idénticos quiere decir que comparten su origen de procedencia.  

Recientemente se han publicado estudios que dicen que este virus lleva entre 70 y 50 años en los murciélagos. Esto quiere decir que ha estado durante mucho tiempo entre nosotros, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha detectado su peligrosidad.  

¿Pero si es un virus de animales porqué afecta a las personas? 

Este virus no solo está presente en los murciélagos, sino también en todo tipo de animales como las ratas o los cerdos. Todos ellos tienen sus distintos tipos de coronavirus, pero el SARS-Cov-2 tiene mayor afinidad con los murciélagos. 

Y es aquí donde llega su complejidad. Estos coronavirus se adaptan muy bien a los nuevos cuerpos a los que saltan, tienen una gran capacidad de recombinación por lo que pueden adaptarse a nuevas células y nuevas condiciones sin ningún tipo de problema. Tienen extensión de renovación y plasticidad para quedarse en cualquier ser vivo que pueda contagiarse.  

Como todo tipo de virus, el coronavirus va evolucionando según el tiempo y según las contraindicaciones. Los murciélagos que antes mencionábamos, de herradura, tienen su hábitat en Asia y en África, pero ha llegado a todos los lugares del planeta a causa del contagio de los humanos. 

Es por todo esto que el principal foco de investigación está siendo los murciélagos. No cabe duda que aún queda mucho por descubrir y saber el tan misterioso origen de esta pandemia. Seguro que en los próximos meses podremos saber más y conocer de verdad dónde está el peligro para evitar que este virus siga amenazando nuestras calles. 

Deja un comentario